Publicado el Deja un comentario

PASTEL DE CALABAZA, CASTAÑAS Y CHOCOLATE

El otoño llega a Cataluña de la mano de una tradición fácilmente reconocible, y que consigue ilusionar por igual a los pequeños y no tan pequeños. Se trata, naturalmente, de la Castañada, ese momento del año en el que nuestras casas se llenan del mágico olor de las castañas recién hechas, y del sabor inigualable de los boniatos tiernos.

A menudo se cree que las castañas solo se hacen al fuego y se comen. En cambio, se trata de una fruta muy versátil que puede formar parte o ser la protagonista de un montón de postres e, incluso, platos salados!

Aquí te dejamos una receta realmente deliciosa para que te inspires en la cocina esta semana!

INGREDIENTES

100g. de harina de castañas o de avena (cuece en la sartén 150 g de castañas peladas y trituradas)
120 gr. de chocolate para fundir (+70% cacao)
400 gr. de calabaza talkual asada
10 gr. de levadura de repostería
3 huevos L
180 g. de azúcar de coco o panela.
150 ml de aceite de oliva o coco.
100 ml leche de coco.

Para la terminación:

60 gr. de chocolate para fundir (+70% cacao)
30 g. de pistachos pelados

ELABORACIÓN

Enciende el horno a 180º.
Engrasa el molde y espolvorear con harina, también puedes forrarlo con papel vegetal. Reserva
El día o noche anterior asamos la calabaza en el horno.
Derrite los 100 gr. de chocolate en el microondas en fracciones de 30 segundos o en el baño maría.
Tamiza las harinas, la sal y la levadura de repostería. Reserva.
Mezcla la calabaza con el azúcar con unas varillas manuales o eléctricas durante cinco minutos.
Añade los huevos uno a uno, no agregando el siguiente hasta que el anterior se haya integrado perfectamente.
Añade el aceite e integra.
Incorpora poco a poco a poco las harinas tamizadas, alternando la adicción de la leche y mezcla con firmeza para evitar grumos.
Agrega por último el chocolate derretido y mezcla con movimientos envolventes.
Vierte la mezcla en el molde y hornea durante 50 minutos aproximadamente o hasta que, pinchando con un palillo o brocheta, esta salga limpia.
Una vez horneado esperamos diez minutos y desmoldamos sobre una rejilla hasta que enfríe totalmente.

Echamos el chocolate fundido y los pistachos por encima. ¡LISTO!

¿Te ha gustado esta receta? Déjanos saberlo en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *